18° 28°
Tiempo

SANT JORDI EN PERPIÑÁN

La fiesta de la rosa y el libro : ¡Sant Jordi!

Érase una vez... ¡el pueblo de Montblanc! Este pequeño pueblo de Cataluña era conocido por su calma y serenidad hasta el día en que un feroz dragón sobrevoló el pueblo y sus casas. Devoró todo lo que encontró a su paso. Los abundantes bosques y los fértiles campos fueron pasto de las llamas del dragón. No quedó ni una flor, ni un animal, ni un grano de trigo a su paso.

Los habitantes, aterrorizados pero conscientes de que debían calmar al dragón, decidieron alimentarlo con una persona al día. Para que la decisión fuera lo más justa posible, la víctima se elegía cada día por sorteo. El azar no tardó en elegir a la hija del rey: joven, amable, inteligente y, sobre todo, querida por todos. Ante esta terrible noticia, algunos valientes se ofrecieron a ocupar su lugar, pero el afligido rey decidió que el azar había decidido otra cosa y que ella debía enfrentarse al dragón.

Cuando la princesa estaba a punto de llegar a la cueva del monstruo, apareció Sant Jordi montado en su caballo blanco. La princesa le advirtió del peligro, pero el caballero le contestó que había venido desde muy lejos para librarles de aquel azote. Así comenzó una larga e intensa batalla hasta que el caballero mató al dragón con un golpe de su lanza. De la sangre del monstruo creció una magnífica rosa de flores rojas. Sant Jordi cortó una rosa para regalársela a la princesa.

Otros experimentos

que pueden ser de su interés