Con el nombre de Quatre Barres o Barras Catalanas designamos el signo heráldico que constituye el escudo catalán, en el origen de una de las banderas actuales más antiguas de Europa. Una leyenda atribuye su institución como escudo al emperador franco Luís el Piadoso, que vivió en el siglo IX. El emperador habría dibujado sobre el escudo dorado del Conde de Barcelona, Wilfredo el Piloso, las barras rojas con los cuatro dedos mojados en la sangre del Conde, herido en una batalla contra los normandos mientras defendía victoriosamente al emperador franco.

El primer testimonio de la existencia del escudo catalán es un sello del Conde Ramón Berenguer IV de Barcelona sobre un documento provenzal con fecha de 1150. Es así como el símbolo de armas personal del conde se convirtió en símbolo heráldico de la dinastía catalana y más tarde en la bandera catalana. La Mancomunidad de Cataluña (Unión de Pueblos Catalanes) hizo de las Quatre Barres su emblema oficial. 

Durante la dictadura del General Primo de Rivera (1923-1930), la bandera catalana fue prohibida y su exhibición fue perseguida por las autoridades.

La Generalitat de Cataluña la hizo oficial de nuevo en el curso del período republicano. El Estatuto Interior de Cataluña establecía en su cuarto artículo: “La bandera de Cataluña es la bandera tradicional, con cuatro barras rojas sobre fondo amarillo”. 

Durante el período franquista (1939-1975), la exhibición de la bandera de las Quatre Barres fue de nuevo prohibida en Catalunya, pero su uso clandestino nunca desapareció. Las Diades Nacionals (fiestas nacionales) de 1976, 1977 i 1978 estuvieron marcadas por el despliegue de miles de banderas catalanas que flotaban por toda Cataluña.

El Estatuto de Autonomía de 1979 retoma el mismo artículo de 1933.

Actualizado : Martes 30 Septiembre 2014 - 16:27